Con significativos reconocimientos mujeres rurales conmemoran su día en O’Higgins

 

–           Para continuar promoviendo la colaboración y asociatividad entre ellas, PRODEMU creó el taller “Sembrando redes” con foco en el cooperativismo y la comercialización.

 

Este viernes se conmemoró un nuevo día de la mujer rural, fecha establecida por la Asamblea General de la ONU desde el año 2007 con el objetivo de reconocer el trabajo de la mujer y su contribución en el desarrollo rural y agrícola, la erradicación de la pobreza y la seguridad alimentaria.

En O’Higgins, el lugar escogido para celebrar la importante fecha fue el Megaparque de Paniahue en Santa Cruz donde por su esfuerzo, trayectoria y ejemplo de vida, este viernes, 14 pequeñas productoras agrícolas recibieron un reconocimiento en la ceremonia nacional de celebración del Día Internacional de la Mujer Rural en que estuvo presente la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga; de la Mujer, Mónica Zalaquett, entre otras importantes autoridades nacionales y regionales.

Tres de las mujeres destacadas pertenecen al Programa Mujeres Rurales INDAP-PRODEMU: Tatiana Toro González del grupo “Mi crianza rural” (Cachapoal), Nora Núñez Osorio del grupo Artesanas Kamañ (Colchagua) y  Cristy Floripe Condor Maguiña del grupo “W173 Deshidratados de El Pihuelo”, quienes fueron reconocidas por su contribución y aporte al desarrollo de Chile Rural a través de sus emprendimientos.

En representación de las mujeres rurales homenajeadas Tatiana Toro González, tesorera del grupo “Mi crianza rural” se refirió a su experiencia en la agrupación de doce mujeres campesinas de los sectores de Rigolemu, Cuenca y Los Maquis, en el sector de Pelequén en la comuna de Malloa quienes se dedican a la avicultura con emprendimientos individuales que van desde la producción de huevos hasta la atención de turistas en una granja educativa, pasando por la producción de crías de aves de diferentes razas, las que incuban y venden.

“Con el programa Mujeres Rurales hemos aprendido a tener un mejor manejo de la crianza de enfermedades, alimentación y todo lo relacionado a las aves gracias al apoyo de INDAP y PRODEMU. Con las inversiones pudimos construir o mejorar gallineros, comprar insumos y gallinas para potenciar nuestro emprendimiento. Gracias al acompañamiento y conocimiento que nos ha entregado PRODEMU, podemos egresar y seguir con este proyecto para que no muera después de estos tres años de intervención”, dijo Toro. Ellas quieren potenciar el turismo y ser reconocidas como la ‘Ruta de Huevo y las aves’ donde quieren plasmar su deseo de articular el área productiva de las aves con el turismo, reconociendo el potencial que tiene el sector.

 

MUJERES RURALES CLAVES PARA LA SUBSISTENCIA

Así, año a año PRODEMU –fundación que preside la Primera Dama Cecilia Morel- se suma a estas conmemoraciones donde se reflexiona sobre su rol, necesidades y desafíos. En esta línea, la directora nacional de PRODEMU, Paola Diez Berliner, explicó que ad portas del año 2022 “la mujer rural es clave para la subsistencia y sostenibilidad del mundo, son las preservadoras de las tradiciones que van transmitiendo de generación en generación, son quienes conservan y resguardan la cultura misma del campo, con sus diversidades y de lo que es nuestro país en sus orígenes”.

Entre los desafíos que enfrentan las mujeres rurales identificados por PRODEMU gracias a su trabajo que desde 1992 ha entregado formación a más de 33 mil mujeres, se encuentra la triple jornada laboral, consecuencia de estereotipos de género heredados culturalmente y que implica la combinación de su tiempo para la atención de niños y adultos mayores con el quehacer doméstico, trabajo y labores propias del campo.

En este contexto, la primera Dama y presidenta de PRODEMU, Cecilia Morel señala que “las mujeres rurales son esencialmente multiactivas; es decir, combinan sus actividades agrícolas asalariadas, con actividades no agrícolas, que van variando según el periodo del año, su ciclo vital y otras circunstancias familiares o del entorno, por ello, este programa se adapta territorialmente a las realidades complejas y distintas que viven a lo largo y ancho del país. Las seguiremos apoyando desde los distintos programas de Prodemu”.

En tanto, la directora     regional de PRODEMU, Nessy Moratelli Solar indicó “hemos estado cerca de las mujeres siguiendo su rutina de trabajo en los diferentes rubros. Las que participan en el programa son un ejemplo del empuje que se necesita para superar las dificultades, mujeres empoderadas y esforzadas que dedican su energía en avanzar, crear productos, comercializarlos y salir adelante en todo momento, especialmente en este tiempo de pandemia”.

Otro desafío que plantean es la superación de la brecha tecnológica, donde sólo 1 de 4 mujeres rurales tiene conexión a internet. Para abordar esta dificultad que se hizo urgente debido a las restricciones de la pandemia, PRODEMU creó la Ruta del Empoderamiento digital cuyo objetivo fue abordar una necesidad social y económica, especialmente en las emprendedoras del mundo campesino, quienes aprendieron a usar las redes sociales como un espacio para comercializar sus productos, aportando al desarrollo de su autonomía económica a pesar del encierro.

La realidad de las mujeres rurales desde una perspectiva de género fue abordada en el estudio “Mujeres en la Agricultura Familiar Campesina en Chile” realizado por el Centro de Estudios de Género de la fundación en enero de 2021, que determinó que un 81% de las mujeres se siente empoderada. Entre las causas que generan esta percepción de empoderamiento se encuentran que un 61,9% señaló que trabaja en su hogar en pequeña producción agrícola, lo que habla de ciertos niveles de autonomía económica y que un 71,4% señala que pertenece a alguna organización social, lo que nos da a entender la importancia de las redes y la asociatividad para su empoderamiento.

Para apoyar y potenciar la organización entre mujeres, este 2021 se creó el taller “Sembrando redes”, cuyo objetivo es dar respuesta a una necesidad de las participantes del programa mujeres rurales, quienes requerían apoyo para continuar su trabajo colaborativo. “Este taller pretende enfocarse en el cooperativismo y la comercialización como eje central, entregando las herramientas que ellas necesitan para continuar su desarrollo”, señaló Paola Diez.

 

 

 

–           Para continuar promoviendo la colaboración y asociatividad entre ellas, PRODEMU creó el taller “Sembrando redes” con foco en el cooperativismo y la comercialización.

 

Este viernes se conmemoró un nuevo día de la mujer rural, fecha establecida por la Asamblea General de la ONU desde el año 2007 con el objetivo de reconocer el trabajo de la mujer y su contribución en el desarrollo rural y agrícola, la erradicación de la pobreza y la seguridad alimentaria.

En O’Higgins, el lugar escogido para celebrar la importante fecha fue el Megaparque de Paniahue en Santa Cruz donde por su esfuerzo, trayectoria y ejemplo de vida, este viernes, 14 pequeñas productoras agrícolas recibieron un reconocimiento en la ceremonia nacional de celebración del Día Internacional de la Mujer Rural en que estuvo presente la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga; de la Mujer, Mónica Zalaquett, entre otras importantes autoridades nacionales y regionales.

Tres de las mujeres destacadas pertenecen al Programa Mujeres Rurales INDAP-PRODEMU: Tatiana Toro González del grupo “Mi crianza rural” (Cachapoal), Nora Núñez Osorio del grupo Artesanas Kamañ (Colchagua) y  Cristy Floripe Condor Maguiña del grupo “W173 Deshidratados de El Pihuelo”, quienes fueron reconocidas por su contribución y aporte al desarrollo de Chile Rural a través de sus emprendimientos.

En representación de las mujeres rurales homenajeadas Tatiana Toro González, tesorera del grupo “Mi crianza rural” se refirió a su experiencia en la agrupación de doce mujeres campesinas de los sectores de Rigolemu, Cuenca y Los Maquis, en el sector de Pelequén en la comuna de Malloa quienes se dedican a la avicultura con emprendimientos individuales que van desde la producción de huevos hasta la atención de turistas en una granja educativa, pasando por la producción de crías de aves de diferentes razas, las que incuban y venden.

“Con el programa Mujeres Rurales hemos aprendido a tener un mejor manejo de la crianza de enfermedades, alimentación y todo lo relacionado a las aves gracias al apoyo de INDAP y PRODEMU. Con las inversiones pudimos construir o mejorar gallineros, comprar insumos y gallinas para potenciar nuestro emprendimiento. Gracias al acompañamiento y conocimiento que nos ha entregado PRODEMU, podemos egresar y seguir con este proyecto para que no muera después de estos tres años de intervención”, dijo Toro. Ellas quieren potenciar el turismo y ser reconocidas como la ‘Ruta de Huevo y las aves’ donde quieren plasmar su deseo de articular el área productiva de las aves con el turismo, reconociendo el potencial que tiene el sector.

 

MUJERES RURALES CLAVES PARA LA SUBSISTENCIA

Así, año a año PRODEMU –fundación que preside la Primera Dama Cecilia Morel- se suma a estas conmemoraciones donde se reflexiona sobre su rol, necesidades y desafíos. En esta línea, la directora nacional de PRODEMU, Paola Diez Berliner, explicó que ad portas del año 2022 “la mujer rural es clave para la subsistencia y sostenibilidad del mundo, son las preservadoras de las tradiciones que van transmitiendo de generación en generación, son quienes conservan y resguardan la cultura misma del campo, con sus diversidades y de lo que es nuestro país en sus orígenes”.

Entre los desafíos que enfrentan las mujeres rurales identificados por PRODEMU gracias a su trabajo que desde 1992 ha entregado formación a más de 33 mil mujeres, se encuentra la triple jornada laboral, consecuencia de estereotipos de género heredados culturalmente y que implica la combinación de su tiempo para la atención de niños y adultos mayores con el quehacer doméstico, trabajo y labores propias del campo.

En este contexto, la primera Dama y presidenta de PRODEMU, Cecilia Morel señala que “las mujeres rurales son esencialmente multiactivas; es decir, combinan sus actividades agrícolas asalariadas, con actividades no agrícolas, que van variando según el periodo del año, su ciclo vital y otras circunstancias familiares o del entorno, por ello, este programa se adapta territorialmente a las realidades complejas y distintas que viven a lo largo y ancho del país. Las seguiremos apoyando desde los distintos programas de Prodemu”.

En tanto, la directora     regional de PRODEMU, Nessy Moratelli Solar indicó “hemos estado cerca de las mujeres siguiendo su rutina de trabajo en los diferentes rubros. Las que participan en el programa son un ejemplo del empuje que se necesita para superar las dificultades, mujeres empoderadas y esforzadas que dedican su energía en avanzar, crear productos, comercializarlos y salir adelante en todo momento, especialmente en este tiempo de pandemia”.

Otro desafío que plantean es la superación de la brecha tecnológica, donde sólo 1 de 4 mujeres rurales tiene conexión a internet. Para abordar esta dificultad que se hizo urgente debido a las restricciones de la pandemia, PRODEMU creó la Ruta del Empoderamiento digital cuyo objetivo fue abordar una necesidad social y económica, especialmente en las emprendedoras del mundo campesino, quienes aprendieron a usar las redes sociales como un espacio para comercializar sus productos, aportando al desarrollo de su autonomía económica a pesar del encierro.

La realidad de las mujeres rurales desde una perspectiva de género fue abordada en el estudio “Mujeres en la Agricultura Familiar Campesina en Chile” realizado por el Centro de Estudios de Género de la fundación en enero de 2021, que determinó que un 81% de las mujeres se siente empoderada. Entre las causas que generan esta percepción de empoderamiento se encuentran que un 61,9% señaló que trabaja en su hogar en pequeña producción agrícola, lo que habla de ciertos niveles de autonomía económica y que un 71,4% señala que pertenece a alguna organización social, lo que nos da a entender la importancia de las redes y la asociatividad para su empoderamiento.

Para apoyar y potenciar la organización entre mujeres, este 2021 se creó el taller “Sembrando redes”, cuyo objetivo es dar respuesta a una necesidad de las participantes del programa mujeres rurales, quienes requerían apoyo para continuar su trabajo colaborativo. “Este taller pretende enfocarse en el cooperativismo y la comercialización como eje central, entregando las herramientas que ellas necesitan para continuar su desarrollo”, señaló Paola Diez.

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *